El bruxismo es el hábito involuntario de apretar o rechinar los dientes sin propósitos funcionales. El bruxismo afecta entre un 10% y un 20% de la población y puede con llevar a dolor de cabeza y músculos de la mandíbula, cuello y oídos. Además se produce un gran deterioro de las piezas dentarias por desgaste y sobrecarga.

Su origen es múltiple y está asociado al Stress, es por esto que se acentúa en épocas del año donde las exigencias familiares y/o laborales son mayores.

Su tratamiento dependerá de los factores causales los que deben ser identificados en cada paciente de forma individual. Para detener el daño y aliviar los síntomas utilizamos dispositivos llamados “Planos de Relajación” estos protegen sus dientes disminuyendo las fuerzas aplicadas sobre ellos, con esto también disminuyen los otros síntomas dolorosos.